.

¿Es malo cenar tarde? ¿Qué consecuencias tiene?

Dr. Domingo Pérez León
Actualizado: 24/08/2023 3621
¿Es malo cenar tarde? ¿Qué consecuencias tiene?
Compartir:

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore y de la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas en Little Rock han demostrado en un estudio a pequeña escala la hipótesis de que comer a altas horas de la noche altera el metabolismo nocturno hasta tal punto que se convierte en un estímulo para el desarrollo de la obesidad. 

Base del estudio: ¿Cenar tarde engorda?

La investigación se estableció como un ensayo cruzado aleatorio con participantes de una edad media de 26 años y un índice de masa corporal (IMC) medio de 23,2. La participación entre hombres y mujeres fue la misma. La hora habitual de irse a dormir entre los participantes era entre las 22:00 y la 01:00.

Los participantes fueron alimentados con una comida isocalórica que cubría el 35% de su ingesta diaria de energía, que consistía en un 50% de carbohidratos y un 35% de grasas. Un grupo recibió esta comida a las 18:00 y el otro a las 22.00. Ambos grupos fueron a dormir a las 23:00.

Consecuencias de cenar tarde

La comida a altas horas de la noche (la de las 22 horas) provocó un desfase de 4 horas en el período postprandial que se superpuso a la fase de sueño. Aparte de este desfase, la comida a altas horas causó un período posprandial que consistió en un mayor nivel de glucosa, un retraso en el pico de triglicéridos posterior a la comida y una reducción de la oxidación de las grasas de la comida. Aunque la comida a altas horas no influyó negativamente en el sueño, sí que aumentó el nivel de cortisol en el plasma. Estos efectos fueron mayores entre los participantes que estaban acostumbrados a irse a dormir más temprano en la noche.

Por lo tanto, los investigadores llegaron a la conclusión de que, especialmente en las personas acostumbradas a acostarse temprano, comer tarde causa un efecto negativo sobre la tolerancia a la glucosa nocturna y la oxidación (quema) de las grasas de la comida. En consecuencia, estas personas corren el riesgo de que, si comen regularmente a altas horas de la noche, tengan más posibilidades de desarrollar obesidad.

A pesar de que se trata de un estudio a pequeña escala, los resultados ofrecen argumentos suficientes para aconsejar los pacientes tomar la última comida del día mucho antes de irse a dormir. En cualquier caso, un lapso de 5 horas entre la comida y la hora de dormir parece ser un margen seguro.

Posts más visto
0 comentarios

Escribe un comentario

testimonials

Ana bertha
cliente habitual
Oscar
Proveedor
Juan
Naturista
Frank marcos
cliente
Ana bertha
Oscar
Juan
Frank marcos

Pedidos, Asesoramiento e Incidencias 91 446 00 00

0