.

¿Cómo mejorar las defensas y la salud metabólica?

Dr. Domingo Pérez León
Actualizado: 24/01/2024 6028
¿Cómo mejorar las defensas y la salud metabólica?
Compartir:

En la búsqueda de una vida saludable y resistencia a las infecciones virales, el camino a seguir es claro: la clave está en tus hábitos diarios. En este artículo, te presentamos un mapa detallado hacia la optimización de tu salud metabólica y fortaleza inmunológica. Desde la nutrición equilibrada hasta el manejo del estrés, te invitamos a explorar consejos prácticos que te ayudarán a prosperar y protegerte en cualquier temporada. ¡Prepárate para tomar el control de tu bienestar y mantenerte en tu mejor forma! 

Estas recomendaciones tienen como objetivo aumentar la salud metabólica, fortalecer la resistencia natural a los antivirales, inhibir una reacción inflamatoria excesiva y mantener la masa muscular.  

Alimentación saludable 

Consuma alimentos animales y vegetales no procesados que contengan aminoácidos y ácidos grasos esenciales (macronutrientes), vitaminas, minerales y oligoelementos (micronutrientes). 

Macronutrientes 

En general, limitar la ingesta de carbohidratos e ingerir suficientes proteínas y grasas saludables refuerza la sensación de saciedad. Las verduras y la fruta son buenas fuentes de carbohidratos con alto contenido en fibra. En cuanto a las proteínas (vegetales y animales) el consejo es tomar al menos 1 gramo por kg de peso corporal. Las grasas saludables comprenden tanto ácidos grasos animales y vegetales insaturados como saturados más ricos en ácidos grasos omega-3 que en ácidos grasos omega-6. Esto último es importante para reducir la inflamación. 

Micronutrientes 

  • La vitamina A se encuentra, entre otros alimentos, en el hígado, el pescado y la mantequilla. 
  • La vitamina B se encuentra en los vegetales, las nueces y en productos animales. La vitamina B12 solo la encontramos en los productos animales. 
  • La vitamina C se encuentra principalmente en los cítricos, el kiwi, las bayas, el chucrut, la col rizada, el brócoli, la coliflor, los germinados, el pimentón y las verduras de hoja. 
  • La vitamina D se encuentra en el pescado graso, el hígado y la yema de huevo, aunque en invierno esto suele ser insuficiente. La mayor cantidad de vitamina D se produce en la piel en verano. 
  • La vitamina E se encuentra en las semillas, los frutos secos (almendras), los aguacates y las verduras de hoja. 
  • La vitamina K se encuentra en las verduras de hoja verde (especialmente en los distintos tipos de coles), pero también en otras verduras y frutas, así como en lácteos y huevos.   
  • El zinc está en la carne, los lácteos, los huevos y las ostras y los ácidos grasos omega-3 en el pescado, las semillas de lino y las nueces. 
  • Magnesio se puede encontrar en el pescado, las verduras de hoja (verde), las legumbres, los aguacates, los frutos secos, las semillas y el chocolate negro. 
  • El selenio está en los frutos secos, el pescado y los huevos. 

No fumar ni consumir alcohol 

Estos hábitos solo perjudican tu salud y no aportan beneficios. Intenta eliminarlos o reducirlos todo lo posible.  

Dormir lo suficiente 

Al menos siete u ocho horas cada noche en un dormitorio tranquilo, bien ventilado, fresco y oscuro.  

Evitar el sedentarismo 

Un estilo de vida activo reduce el riesgo de infección de las vías respiratorias. Camine o monte en bicicleta diariamente, preferiblemente cerca de la naturaleza.  

Disfrutar la luz solar 

La luz del sol tiene otros beneficios además de producir vitamina D a través de la piel. La luz del sol estimula, entre otras cosas, la producción de endorfinas y neuropéptidos que hacen que nos sintamos bien y suprimen las ganas de comer dulces.  

Reducir el estrés y la ansiedad 

El estrés o la ansiedad prolongados aumentan el cortisol y atacan el sistema inmunológico. Puedes reducirlo cambiando tus hábitos diarios o recurriendo a suplementos naturales como el GABA que ayudan a controlarlos.  

Tomar suplementos naturales 

Durante una enfermedad, los suplementos pueden hacerse necesarios dadas las demandas adicionales realizadas al organismo y la subóptima ingesta alimenticia. La vitamina C, la vitamina D, el zinc y el selenio se utilizan hoy en todo el mundo en el tratamiento de infecciones virales. Aunque no es necesario esperar a necesitarlos para consumirlos. Existen suplementos naturales que nos ayudan a completar las carencias nutricionales que podemos tener por nuestra alimentación y que nos ayudarán a mantenernos saludable y lograr un sistema inmune fortalecido. 

Para más información: 91 446 00 00 / [email protected] 

0 comentarios

Escribe un comentario

testimonials

Ana bertha
cliente habitual
Oscar
Proveedor
Juan
Naturista
Frank marcos
cliente
Ana bertha
Oscar
Juan
Frank marcos

Pedidos, Asesoramiento e Incidencias 91 446 00 00

0