.

Controla el estrés crónico: cómo regular los niveles de cortisol

Dr. Domingo Pérez León
Actualizado: 02/11/2023 2642
Controla el estrés crónico: cómo regular los niveles de cortisol
Compartir:

El estrés crónico y los altos niveles de cortisol son desafíos de salud cada vez más comunes en nuestra sociedad moderna. En este artículo, exploraremos qué es el estrés crónico, cómo se relaciona con el cortisol y cómo podemos controlarlo, prestando especial atención a la influencia de la alimentación y el neurotransmisor GABA en este proceso.  

¡Mantener un equilibrio en nuestra respuesta al estrés es esencial para una vida saludable y equilibrada! 

¿Qué es el estrés crónico? 

El estrés crónico es una respuesta prolongada y persistente del cuerpo a situaciones estresantes. A diferencia del estrés agudo, que es una respuesta rápida y temporal, el estrés crónico puede durar semanas, meses o incluso años. Esto puede afectar negativamente la salud mental y física, desencadenando una serie de cambios en el cuerpo que incluyen la elevación sostenida de hormonas como el cortisol. 

¿Qué es el cortisol? 

El cortisol es una hormona producida por las glándulas suprarrenales en respuesta al estrés. A menudo se le llama "la hormona del estrés" ya que desempeña un papel clave en la respuesta del cuerpo al estrés.  

El cortisol ayuda a movilizar la energía necesaria para hacer frente a situaciones estresantes, pero un exceso de cortisol a largo plazo puede tener efectos perjudiciales en el organismo. 

Síntomas de estrés crónico 

El estrés crónico puede manifestarse de diversas maneras, incluyendo síntomas físicos y emocionales. Algunos de los síntomas comunes incluyen: 

  • Fatiga constante 
  • Problemas para dormir 
  • Cambios de peso 
  • Irritabilidad 
  • Dificultades de concentración 
  • Dolores musculares y tensión 
  • Sistema inmunológico debilitado 

Estos síntomas pueden afectar significativamente la calidad de vida de una persona. 

Relación entre cortisol y alimentación 

Vivimos en una sociedad que no se parece en nada al entorno natural en el que evolucionamos durante millones de años. Trabajamos muchas horas, cumplimos plazos, no tenemos tiempo para estar tranquilos, para disfrutar del sol al aire libre... Nuestros alimentos se elaboran en fábricas, nuestros cultivos se rocían con productos químicos para mejorar las cosechas, nuestro ganado o pescado se cría y se procesa, lo que tiene importantes consecuencias para el valor nutritivo de los alimentos. 

La mala alimentación, la falta de ejercicio y de contacto social, el estrés emocional, así como la presencia de toxinas ambientales o la falta de sueño provocan un desequilibrio en nuestras vidas. El entorno interno de nuestro cuerpo se esfuerza siempre por estar en homeostasis, en equilibrio. Ocasionalmente, un estrés corto e intenso como los que hemos experimentado a menudo durante nuestra evolución, como el hambre, la sed, el calor, el frío, nos saca de la homeostasis y pone en marcha mecanismos de acción que nos devuelven a ella en un tiempo razonable. En este caso hablamos de un estímulo hormonal fisiológico a corto plazo que es saludable y crucial para mantener la salud: nos mantiene flexibles. 

Cada vez que nuestro cerebro percibe un estresor se activa un sistema neuroendocrinológico: el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal (HHA). Si este eje HHA se activa durante un período prolongado y la homeostasis se ve perturbada durante mucho tiempo, como ocurre en muchas personas, la producción sostenida de cortisol puede causar importantes problemas de salud. Una de las intervenciones cruciales de un profesional de la salud es calmar el eje HHA para que el cuerpo tenga ocasión de volver a un estado de homeostasis. 

Cómo bajar el cortisol y controlar el estrés crónico 

Reducir el cortisol y controlar el estrés crónico es fundamental para mantener la salud. Una de las estrategias efectivas es el uso de suplementos nutricionales como el GABA, un neurotransmisor inhibidor que puede ayudar a calmar la respuesta del cuerpo al estrés. Además, es esencial incorporar cambios en el estilo de vida, como la práctica regular de ejercicio, técnicas de relajación, una alimentación equilibrada y la gestión efectiva del tiempo. Estas medidas pueden contribuir a restablecer el equilibrio en el cuerpo y mejorar la calidad de vida en general. 

Un exceso de señales estimulantes puede ser perjudicial para nuestro cerebro. El GABA también inhibe el eje HHA. La deficiencia de GABA se ha asociado con inquietud y preocupación excesiva, ataques de pánico, insomnio, dolores de cabeza, adicciones, depresión, epilepsia, párkinson y declive cognitivo. Podemos tomar GABA en forma de complemento dietético nutricional. 

Aprende a controlar el exceso de cortisol: Conclusión 

En conclusión, el estrés crónico y la elevación prolongada de los niveles de cortisol pueden tener un impacto significativo en nuestra salud mental y física en la sociedad actual. Es crucial reconocer la relación entre la alimentación, el estrés emocional y la respuesta del cuerpo al estrés. Además, la incorporación de estrategias como la suplementación con GABA, el ejercicio regular, las técnicas de relajación y una alimentación equilibrada puede desempeñar un papel vital en el control del estrés crónico y la reducción de los niveles de cortisol. 

Recordemos que mantener un equilibrio en nuestro cuerpo y mente es esencial para disfrutar de una vida saludable y mejorar nuestra calidad de vida en general. El conocimiento y la aplicación de estos enfoques pueden contribuir significativamente a ese objetivo. 

Posts más visto
0 comentarios

Escribe un comentario

testimonials

Ana bertha
cliente habitual
Oscar
Proveedor
Juan
Naturista
Frank marcos
cliente
Ana bertha
Oscar
Juan
Frank marcos

Pedidos, Asesoramiento e Incidencias 91 446 00 00

0