.

Alerta, es la temporada de infecciones o intoxicaciones alimentarias

Adrián González Ortiz
Actualizado: 31/05/2024 485
Alerta, es la temporada de infecciones o intoxicaciones alimentarias
Compartir:

Cuando pensábamos que podíamos bajar la guardia desde el punto de vista inmunológico porque llega el buen tiempo, resulta que, si no estamos en alerta, podemos tener complicaciones digestivas que nos pueden dejar convalecientes durante el verano.

Las altas temperaturas veraniegas aumentan el riesgo de sufrir una intoxicación o infección alimentaria.

¿Cómo evitar las infecciones o intoxicaciones alimentarias?

Para evitar estas complicaciones debemos organizarnos bien y seguir algunos consejos básicos:

  • En la nevera debemos mantener los alimentos elaborados en recipientes herméticos en las baldas superiores y los crudos en las inferiores para evitar goteo e impidiendo que entren en contacto entre ellos.
  • Es importante lavarse siempre las manos y hacer lo propio con los utensilios de antes de cocinar y después de manipular alimentos crudos o cambiar de un alimento crudo a otro, bien sea crudo o cocinado.
  • Al servir la tortilla no utilicen el plato que sirvió para darle la vuelta, ya que puede contener huevo crudo y podemos contaminar el alimento.
  • Es necesario una limpieza a fondo de las tablas de cortar con abundante agua caliente y detergente, incluso al cambiar el tipo de alimento.
  • Utilizar más papel desechable que los paños de cocina.
  • Montar las ensaladas de diferentes ingredientes (verduras, cárnicos, pescados, quesos…) en el último momento, y mantener refrigeradas hasta el consumo.
  • Controlar la temperatura. Evitar las temperaturas intermedias templadas. Conservar en frío.

¿Qué ocurre si tenemos un buen ecosistema intestinal?

Cuando tenemos un ecosistema intestinal competente, los riesgos y los efectos de las infecciones o intoxicaciones alimentarias disminuyen. Las bacterias intestinales tienen la función de degradar sustancias tóxicas en el intestino y se enfrentan también a las bacterias patógenas, estableciendo competitividad, generando enzimas y demás sustancias que neutralizan a los patógenos.

Además, estos microorganismos intestinales modulan sobre las estructuras linfoides intestinales donde se fabrican y se almacenan los anticuerpos. De esta forma fabricamos y estimulamos la fabricación de inmunoglobulina A, para fortalecer las mucosas del sistema digestivo.

Cuando la flora intestinal está equilibrada, se regula el tránsito intestinal, mejoran las digestiones y la tolerancia a los alimentos o nutrientes, y de ahí la necesidad de reforzar el ecosistema intestinal.

¿Cómo mantener un ecosistema intestinal equilibrado?

El estómago también es una barrera fisiológica a los microorganismos. Muchas personas que toman antiácidos facilitan la alcalinización del estómago, permitiendo que las bacterias y virus puedan franquear esta barrera sin inconveniente, favoreciendo las infecciones alimentarias. 

Podemos reducir el consumo de antiácidos e inhibidores de la bomba de protones realizando una correcta masticación, y como alternativas a los antiácidos tenemos los polisacáridos del aloe vera junto con una fuente de calcio, que pueden ayudar a activar las enzimas digestivas y a realizar una buena digestión, así como protección de la mucosa gástrica.

Cuando el tránsito intestinal se complica porque la mucosa está afectada y el tránsito se torna más lento, pueden servirnos los suplementos alimenticios que aporten fibra, efecto frío y aumenten las sensaciones que mueven el intestino. 

Hay que trabajar por la protección del sistema digestivo, pues es este el responsable de absorber los nutrientes para el buen funcionamiento de todo nuestro cuerpo. 

0 comentarios

Escribe un comentario

testimonials

Ana bertha
cliente habitual
Oscar
Proveedor
Juan
Naturista
Frank marcos
cliente
Ana bertha
Oscar
Juan
Frank marcos

Pedidos, Asesoramiento e Incidencias 91 446 00 00

0